1693

teoricemos #3: escogiendo nuestro mazo

¿Qué mazo debería jugar este fin de semana?

Me ha llegado muchas veces esta pregunta por inbox, conversaciones en distintas situaciones, en los Live de cada Domingo y sinceramente, la respuesta no es tan sencilla.

Lo cierto es que escoger un mazo es una cuestión muy compleja y difícil. Es la duda que más nos quita el sueño a los jugadores de Mitos y Leyendas. Aunque no vayamos a encontrar una respuesta sencilla, hoy profundizaremos en el tema de cómo elegir un mazo para un torneo de Mitos, en especial ahora que se vienen los Regionales y Clasificatorios al Coliseo este 07 de Abril.

Copiar mazos o crear los tuyos

En ciertos ambientes, puede que esté mal visto hacer "netdecking" (copiar una lista de mazo de internet). Ahora bien, en cuanto nos aventuremos en la escena competitiva de Mitos y Leyendas, hacer netdecking está a la orden del día y debemos prepararnos para enfrentarnos a esta realidad, o incluso zambullirnos en ella. Construir de cero nuestro propio mazo es admirable, pero no debemos despreciar a quienes hagan netdecking.

Copiar una lista de mazo que ha ganado un torneo ofrece muchas ventajas. La más obvia es que tendremos la garantía de pilotar un mazo que ha pasado por un testeo exhaustivo y ya ha obtenido buenos resultados en una competición. Igual de importante es el hecho de que, cuando emulemos un arquetipo popular en internet, nos beneficiaremos del trabajo duro varios jugadores.

Por ejemplo, revisemos el arquetipo Bestia Aggro en Imperio. Un sinfín de jugadores juega Bestia y aporta su instinto, su experiencia y su opinión a la lista de mazo. Todos ellos incluyen la cantidad de oros que les parece adecuada, estructuran su mazo de la manera que creen que les dará más probabilidad de ganar y llevan de banquillo las cartas que consideran más útiles. No hay garantía de que alguno de ellos tendrá razón en todo, pero con el tiempo, las mejores versiones del arquetipo ganarán con más frecuencia y sus características se incorporarán a las versiones futuras de los mazos Bestia.

Si escogemos un arquetipo de internet, no tendremos que dedicar tanto tiempo y energías a la construcción del mazo y podremos pasar a otros aspectos de la preparación para el torneo. Por ejemplo, si ya hemos decidido usar un mazo Bestia, para seguir el ejemplo anterior, podemos centrar nuestros esfuerzos en optimizar la baraja y practicar.

Construir de cero un mazo es un esfuerzo extremadamente difícil. Hay un dicho que se usa bastante en otros juegos, que afirma lo siguiente: por cada idea buena para un mazo hay nueve ideas malas. Hace falta un montón de creatividad, intuición, trabajo duro y disciplina para obtener una buena baraja. Por lo general, construir nuestro propio mazo nos pondrá en desventaja.

Aun así, ¡eso no significa que no podamos intentarlo! Incluso en mi caso, es lo que más me divierte en los TCG.

Para empezar, si conseguimos construir una baraja sólida por nuestro propio pie, partiremos con una ventaja considerable en la competición. Tendremos un mazo con el que nadie contará y contra el que nadie se habrá preparado. Nuestros rivales no sabrán a qué cartas van a enfrentarse.

Otra cuestión más importante es que construir mazos es una de las mejores formas de aprender y mejorar como jugador. Si hacemos todo personalmente, desde construir la baraja hasta dominarla, desarrollaremos una mayor comprensión de cómo transcurren las partidas y qué hace que ganemos o perdamos.

No te sientas obligado a construir siempre tus propios mazos, sobre todo si tienes poco tiempo para prepararte de cara a un torneo. Sin embargo, montar tus propios mazos, es tremendamente útil y gratificante y te animo a que lo intentes al menos de vez en cuando.

Un buen mazo para el metajuego

En otros artículos y Lives, he hablado sobre el Metajuego y, en concreto, de las cartas y mazos que creemos que usará la competencia. Si conseguimos predecir el metajuego, quizá seamos capaces de construir, elegir o adaptar un mazo para derrotar a los oponentes a los que esperamos enfrentarnos.

Si el arquetipo Bestia fuera es el más popular, es estupendo llegar a un torneo preparado para saltar de alegría cada vez que el oponente empiece la partida jugando un Simargl. A veces, cuando tenemos en el punto de mira a ciertos mazos y ellos no están optimizados para jugar contra nosotros, podremos obtener una gran ventaja.

De todos modos, recuerda que predecir el metajuego es muy impreciso. A menudo habrá mucha diversidad en el entorno y nos equivocaremos (al menos un poco) al prever con qué mazos aparecerán los demás jugadores. Incluso aunque predigamos el entorno a la perfección, seguiremos sin tener forma de saber a qué personas nos enfrentaremos durante el torneo.

Un mazo con Eficacia pura

Si queremos estar lo mínimo posible a merced de los oponentes, quizá nos convenga elegir un mazo con eficacia pura. "Eficacia" es un término ambiguo, que alude a la calidad de un mazo (o una carta) fuera del contexto del formato y el metajuego. Cuando estudio el nivel de eficacia de un mazo, pienso "¿cómo rendiría este mazo (comparado con mis otras opciones) contra una muestra amplia de adversarios distintos que usan mazos diferentes de diversos formatos?".

Por ejemplo, el mazo Guerrero tiene mucha eficacia pura: es veloz, explosiva y, si no la frenan, se impondrá sobre la mayoría de las cosas que hagan los rivales. Sin embargo, este mazo puede ser una “mala elección” para el metajuego si todo el mundo va cargado de cartas como Karma, Uno con las Sombras, entre otras.

Según las circunstancias, a veces será mejor elegir un mazo en función del metajuego, pero en otras ocasiones nos convendrá optar por un mazo con mucha eficacia pura. En cualquier caso, lo ideal es encontrar el equilibrio entre ambas alternativas.

 

Un plan de juego proactivo

Recordar que ser proactivo significa tratar de alcanzar un objetivo llevando la iniciativa, en vez de reaccionar a lo que haga el oponente. El mejor ejemplo es adoptar una estrategia agresiva y tratar de ganar la partida lo antes posible.

Con lo diversos e inciertos que pueden ser los torneos, es muy ventajoso tratar de centrarnos en nuestro plan de juego, conscientes de que probablemente ganemos si conseguimos llevarlo a cabo. Tener respuestas contra todo lo que podrían usar los oponentes es más difícil. Cuanto más se prolonguen las partidas, más nos expondremos a la posibilidad de que las cosas se tuerzan.

Soy partidario de tener un plan de juego proactivo incluso para los mazos lentos y centrados en el control. Por ejemplo, Kukulkán puede ser una increíble carta para generar una ventaja que el oponente no se pueda recuperar, debido que en un mazo Control, deja de responder y se convierte en proactivo en una etapa del juego donde el oponente no tenga respuestas y necesitemos capitalizar la ventaja. Esta carta ayuda a convertir una pequeña ventaja de cartas en una situación insalvable para el oponente, y puede sentenciar rápido una partida cuando esté lista para hacerlo.

 

La inevitabilidad

Por otro lado, la inevitabilidad también posee un gran valor. Tenemos la inevitabilidad cuando está prácticamente garantizado que ganaremos la partida si se prolonga indefinidamente. Si conseguimos la inevitabilidad, lo único que tendremos que hacer para ganar es sobrevivir. A menudo, defendernos es más fácil que tratar de mantener a raya a un oponente.

No obstante, la situación más peligrosa de todas es creer que tenemos la inevitabilidad cuando en realidad no es así. Por eso es importante tener un plan proactivo, ya que nos conviene tener la capacidad de lanzarnos a por la victoria si ocurre algo inesperado.

El mazo Talismán o algún Tótem Control, podrían entrar en esta definición. Al comienzo del juego pueden ser mazos muy débiles, pero pasando los turnos y teniendo los recursos suficientes, logran controlar al oponente de manera que cada turno que pasa, va perdiendo alternativas de juego, hasta finalmente sufrir la derrota.

 

El poder del Mazo Soporte

Un error habitual de los jugadores principiantes es infravalorar el Mazo Soporte o Banquillo. Es fácil ilusionarse con un mazo como el Bestia porque su porcentaje de victorias es elevadísimo en la primera partida, antes de banquillear. Sin embargo, esos jugadores no entenderán cómo funcionan de verdad las cosas hasta que disputen enfrentamientos donde ingresen cartas como Uno con las Sombras, Carpa Dragón, Túpac Yupanqui, Virgilio etc.

El rendimiento de las barajas después de banquillear puede tener un valor importante. Los mazos Midrange siempre han sido los que más se benefician de la posibilidad de banquillear. Como están equipados para todo, disponen de la mayor flexibilidad a la hora de preparar su banquillo, y aun así son difíciles de contener. En líneas generales, cuanto más extrema sea nuestra estrategia (aggro suicida, control sin planes proactivos y estrategias lineales), más fácil será banquillear contra nosotros.

 

¿El mazo es divertido?

A lo mejor piensas que es raro mencionar este detalle en una columna de estrategia, pero yo estoy absolutamente convencido de que esto puede influir en el rendimiento en torneos. Cuando nos divertimos y estamos encantados con nuestro mazo, jugamos mejor. Si nos obligamos a jugar con una baraja que odiamos o en la que no confiamos, también se notará.

Un mazo que nos hace disfrutar nos ayuda a centrarnos y consigue que las ideas fluyan de manera natural. Gracias a eso, es más probable que se nos ocurran ideas para retocar el mazo principal o preparar el banquillo.

En cambio, si no nos lo pasamos bien al usar nuestro mazo, podemos sentirnos indefensos y paralizados. Así no querremos buscar formas de mejorar el mazo, seremos propensos a hacer malos mulligans o tomaremos malas decisiones porque no confiamos en que el mazo pueda rendir mejor.

 

Continuar con el mismo mazo

Esto nos lleva al factor que considero más importante a la hora de elegir un mazo: ¿qué tal lo manejamos?

Cómo no, esta cuestión depende de lo bien que la pasemos con él, pero eso no es lo único que debemos tener en cuenta. ¿Alguna vez hemos usado nuestro mazo en un torneo? ¿Hemos hecho un buen papel? ¿Cuánto hemos practicado? ¿Hemos jugado mazos similares en otros entornos antiguos?

Lo bien que pilotemos nuestro mazo suele ser más importante que la propia elección de mazo. Yo prefiero jugar bien con un mazo pasable que jugar mal con un mazo robusto.

Creo que uno de los grandes secretos para triunfar en formatos construidos es continuar usando el mismo mazo a lo largo de varios torneos. Así nos familiarizaremos más con él, jugaremos mejor, tomaremos conciencia de por qué ganamos o perdemos nuestras partidas, banquillearemos mejor y estaremos más capacitados para cambiar cartas y mejorar el mazo.

Muchas de estas cosas pueden conseguirse practicando en casa, pero no hay nada como ponerse a prueba en un torneo jugando contra todo tipo de oponentes. Por muy importante que sea predecir el metajuego, también es crucial saber cómo enfrentarse a lo desconocido. Si dominamos nuestro mazo, nos adaptaremos más rápido y sabremos qué hacer incluso aunque lidiemos con una baraja que nunca habíamos visto.

Y lo que es más importante, dominar un mazo es una de las mejores maneras de progresar como jugador, al igual que construir mazos de cero. Desarrollar una comprensión total de un único mazo nos enseñará lecciones que nos acompañarán cuando juguemos con otros mazos o en otros formatos.

No necesitas tener el mejor mazo de todos para quedar bien en un torneo. Lo que necesitas es elegir uno que te ayude a desarrollar tu potencial como jugador. Piensa detenidamente qué mazo te gustaría usar y luego no mires atrás. Y, como siempre, ¡Lo más importante, es divertirse!

Comentarios